Portada » Tenía acidez de estómago severa. ¿Podrían estar relacionados sus problemas de equilibrio?

Tenía acidez de estómago severa. ¿Podrían estar relacionados sus problemas de equilibrio?

by Isabella Walker
0 comment

La respuesta fue inmediata. Es poco probable que esto sea una reacción al IBP, escribió su amiga. Ciertamente era posible una deficiencia nutricional. Pero el amigo también estaría preocupado por un tumor. ¿Cuándo planeaba tu hermano volver a casa? Si se hubiera quedado en Chicago, uno de sus colegas podría haber estado dispuesto a verlo de inmediato. Él no lo dijo, pero ella sintió que le estaba diciendo que no estaba exagerando, que era necesario ver a su hermano de inmediato. Era vicepresidenta del departamento de neurología de la Universidad de Cincinnati, a sólo cinco horas en coche. Se puso en contacto con otro colega, Daniel Woo, el neurólogo que esa noche ingresaba pacientes en el servicio de neurología. Ella le explicó los síntomas de su hermano y él accedió a presentarse. Woo se aseguraría de hacerse una resonancia magnética una vez que estuviera hospitalizado.

Al día siguiente fueron a Cincinnati y le hicieron una resonancia magnética. Su hermana vio aparecer las imágenes en la pantalla. Allí, justo detrás de su oreja, entre los remolinos grises de su cerebro, había una masa blanca brillante, aproximadamente del tamaño de una pelota de golf. Era un tumor, uno de los más grandes que jamás había visto. El neurocirujano fue a contarle al paciente lo que había encontrado. Probablemente se trataba de un neuroma acústico, un tumor de crecimiento lento que no es canceroso. El tumor crece a partir de células que protegen y sostienen los nervios que controlan el equilibrio y la audición en el oído medio. Por razones que no se comprenden bien, estas células comienzan a crecer sin control, pero lentamente. A medida que el tumor crece, destruye los nervios y provoca pérdida de audición unilateral, tinnitus (zumbidos en el oído) y dificultad con el equilibrio. También era el tumor el que le había provocado las náuseas y los vómitos que le habían desgarrado el esófago. Woo explicó que aunque no era canceroso, había que extirparlo o seguiría creciendo.

Debido a que el tumor era tan grande y estaba cerca de tantas estructuras importantes, no se podía extirpar en una sola operación. La primera operación, realizada tres días después, duró 12 horas. Tras la operación, lo primero que notó el paciente fue que había desaparecido el sabor metálico que le acompañaba a diario durante meses. Las náuseas también desaparecieron. Pero también lo era su audición en ese oído. Y su balance fue aún peor. Además de la mayor parte del tumor, el cirujano se vio obligado a extirpar los nervios responsables de la audición y el equilibrio en el lado derecho del cerebro. El paciente tuvo que volver a aprender en qué parte del mundo se encontraba utilizando sólo la mitad de su equipo anterior. La segunda cirugía para extirpar el resto del tumor se realizó seis meses después.

Todo esto sucedió hace cuatro años. La recuperación fue lenta. Y ni siquiera ahora sabe jugar a los bolos. Su equilibrio es mejor, pero no tan bueno como antes del tumor. Pero su cerebro funciona en todas las otras formas que aprecia. Y hoy en día tiene muchas otras cosas en las que pensar: él y su esposa tienen ahora una hija de poco más de un año.


Lisa Sanders, MD, es una escritora colaboradora de la revista. Su último libro es “Diagnóstico: Resolviendo los misterios médicos más desconcertantes”. Si tiene un caso resuelto para compartir, escríbale a Lisa.Sandersmdnyt@gmail.com.

You may also like

Leave a Comment